La crítica dice…

Raúl Losánez | La Razón

⭐⭐⭐⭐ Un monumento teatral. Rebosa ingenio, humor y profundo conocimiento de los clásicos.

Javier Villán | El Mundo

⭐⭐⭐⭐⭐ Ron Lalá ha alcanzado la cima. Alcanzará otras cumbres mayores aunque parezca imposible.  Cinco estrellas de obra maestra.

Diego Doncel | ABC

⭐⭐⭐⭐ Un festín de buen teatro. Memorable.

Saúl Fernández | La Nueva España

Un espectáculo enorme, un triunfo del alma que resucita a los clásicos.

Gonzalo Santonja | El Norte de Castilla

Arrollador, envolvente, inaudito. Una afortunadísima y desternillante creación

Manuel Hidalgo | El Mundo

Saben unir la fiesta a las ideas y a los grandes recursos del teatro. Una función impagable.

Juan I. García Garzón | ABC

⭐⭐⭐⭐ Una gozada de estos espadachines de la transversalidad. Fabulosa la tropa ronlalera. (ABC, Juan I. García Garzón.)

.

Raúl Losánez | La Razón

⭐⭐⭐⭐ La compañía demuestra otra vez un talento sin parangón entre los nuevos creadores.

Pilar G. Almansa | Time Out

⭐⭐⭐⭐ Ron Lalá son garantía de calidad, como las estrellas Michelín. Dan en la diana. Media sala saltando de sus asientos para aplaudir de pie avalan esta afirmación.

José Miguel Vila | Diario Crítico 

Seis magníficos del teatro. Un espectáculo literario y musical con el más genuino, inteligente y provocador humor.

Álvaro Vicente | Time Out

Lo han vuelto a hacer. Se superan a mismos como les ha ido ocurriendo espectáculo a espectáculo. Los Ron Lalá son cada vez mejores, así de simple. El montaje es una maravilla

.

Horacio Otheguy | Culturamas

Poesía y comedia desde el amor profundo. Infinita creatividad. 

Marcos Ordóñez | El País

Talentazo colectivo en estado puro. Los ronlaleros son unos superdotados que escriben, actúan, tocan y cantan de perlas. Gracias por tanta alegría, tanta entrega y tanto entusiasmo en estos tiempos sombríos.

Javier Villán | El Mundo

La gracia en estado puro: Ron Lalá. En cualquier cosa que hagan, están sembrados. Son ya una marca, un movimiento de seguidores. Ser ronlalero es un movimiento del espíritu. Talento tan grande que resulta casi indecente.

Juan I. García Garzón | ABC

El público les ovacionaba puesto en pie. En perfecta armonía ronlalera, texto y música se alían en un espectáculo redondo, sembrado de ingenio y talento. No se lo pierdan.

Ignacio Amestoy | El Mundo

Ron Lalá es el mejor cóctel de talento de la escena hispana. Teatro audaz para el espectador inteligente.

Miguel Ayanz | La Razón

El relevo de Les Luthiers.

Joaquín Melguizo | El Heraldo de Aragón

⭐⭐⭐⭐ ⭐ Un espectáculo de altura, un sublime poema teatral.

H. Hechavarría | El Nuevo Herald Miami

Una avalancha de energía, creatividad e inteligencia. Descomunal talento colectivo.

P. Gorlero | La Nación, Argentina

Una fiesta cada función, artistas cómplices y espectadores militantes. Exquisitos artistas integrales.

Nel Diago | Guía Turia

Cantan, tocan música e interpretan a las mil maravillas. Y además, son unos humoristas de primera magnitud. Sencillamente magistral.

J. M. Caso | La voz de Avilés

Mayúscula compañía, matrícula de honor. Ágiles, inteligentes, iconoclastas, maravillosos. Magistral.

The Washington Post

A tuneful Don Quixote. A clever and jaunty adaptation, peppy enough to beguile even listeners who have never heard of the knight of La Mancha.

Rosana Torres | Guía del Ocio

Visión rigurosa, profunda, iconoclasta y tremendamente viva acerca de nuestro teatro clásico.

Historia de la compañía

Ron Lalá nace en 1996 con la idea de unir poesía y música en formato de recital-concierto. A los dos miembros fundadores (Álvaro Tato, poemas y voz; Cristian Garma, guitarra) se unen Juan Cañas (guitarra), Rodrigo Díaz (violoncelo) y Miguel Magdalena (guitarra, voz, percusión), en el ambiente de jóvenes artistas del IES Ramiro de Maeztu (Madrid).

-Primeras actuaciones en universidades, centros educativos, salas de conciertos y cafés teatro madrileños: UCM, UAM, Ateneo de Madrid, sala Clamores, sala Galileo, etc.

-Desde 1998 los ronlaleros (Juan, Rodrigo, Miguel, Álvaro) comienzan su ciclo de actuaciones en el Café Libertad 8. El grupo busca nuevos formatos escénicos creando el cabaret de títeres Los Titirinotas (2001) y la primera versión del musical pedagógico infantil ¡Shhh! La amenaza del Rey del Silencio (2001).

-En 2001 Yayo Cáceres se incorpora como director. Estreno de Si dentro de un limón metes un gorrión el limón vuela (2002) y la versión definitiva de ¡Shhh! (2003). Rodrigo Díaz abandona la compañía y se incorporan al elenco Iñigo Echevarría y Daniel Rovalher. El Limón obtiene diversos premios de café-teatro.

Menú